DR. JUSTINIANO SANDOVAL VÁSQUEZ.

 

DOCTOR EN MEDICINA

 D.M.  0048

 

POST, GRADO:  MEDICINA NATURAL Y ALTERNATIVA :

 

ESPECIALISTA EN TRATAMIENTO DEL DOLOR CRÓNICO

 

FACULTAD DE MEDICINA UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS

 

C.M.P. 0009754

Previous Next

En todas las épocas han existido personas enfermas que, en el fondo de su corazón, guardaban un ápice de esperanza. Una esperanza que se desvanecía conforme buscaba la tan ansiada curación. Nunca antes había tenido tanta importancia este hecho como en la época en la que vivimos. Y eso es así porque nunca hubo tantas heridas emocionales sin cicatrizar y tanta gente enferma que ansía la sanación total.


Gracias a miles de investigadores, ha sido posible, ahora, descubrir las numerosas terapias naturales que, a lo largo de la historia, fueron mejorando la salud de la humanidad. Estos sabios estudiaron y observaron el funcionamiento de nuestro organismo. Nos dejaron textos para que aprendiéramos a defendernos contra la enfermedad.

Estimados pacientes y amigos, les doy la más cálida, clara y beneficiosa bienvenida al Instituto Nacional de Medicina Alternativa Santa Elena.  ( I.N.M.A.S.E.)

Durante siglos, los conocimientos de la naturaleza fueron limitados, y la tecnología no había alcanzado aún su pleno desarrollo. El pensamiento de la gente estaba encadenado a las creencias tradicionales y conservadoras, y la mentalidad del hombre no estaba tan libre de prejuicios. Cualquiera que se apartara de lo tradicional, era señalado como “traidor a la sociedad”.

En el seno de esta comunidad vieja y conservadora, la “experiencia” acumulada era la fuente del saber y se consideraba el más valioso tesoro. Los jóvenes respetaban a los mayores por su experiencia

En ese entonces, cuando a una persona le ocurría algo, lo primero y fundamental era su respuesta emocional hacia lo ocurrido. Tales experiencias se explican por medio de la “sabiduría”, dando paso al “conocimiento”. Las personas que poseían gran experiencia y conocimientos, estaban capacitadas para percibir la gran naturaleza, que incluye también la naturaleza humana y los ciclos celestes. Esta naturaleza humana fue ampliamente estudiada e investigada, dando paso así a las tradiciones.

 

El libro más antiguo de Medicina Tradicional  es el Huangdi Neijing (Canon de Medicina Interna), escrito en forma de diálogo entre el Emperador Kiwangti y su médico de cabecera. Ahí podemos encontrar las propiedades curativas de la granada y del ruibardo. El Emperador acostumbraba a darse baños con esas hierbas para sus dolores articulares. Ellos estaban convencidos de sus grandes propiedades preventivas y curativas, por ejemplo la granada, sirve  por su gran poder antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano. Puede prevenir desde el asma hasta la aparición de tumores. El Ruibardo, contiene las vitaminas, A, B1, B2, B3, B5, B6 o Folato, Vit, C, E, Y K, Así mismo contiene una gran cantidad de minerales, como Calcio, Magnesio, Manganeso, Potasio, Sodio, Selenio y Zinc.

Los métodos naturales y la dieta alcalina, son muy importantes, para afrontar los problemas de salud. La Medicina Natural, trata y refuerza el organismo en forma completa, no sólo la lesión o la parte afectada. Este enfoque intenta devolver al organismo, el equilibrio natural basándose en la idea de que el cuerpo puede sanarse por sí mismo; además, al tratar de equilibrar distintas áreas del organismo, es decir fomenta la auto-reparación o curación.

Página 1 de 2

Please publish modules in offcanvas position.